miércoles, 5 de octubre de 2011

Jean M. Auel - Las llanuras del tránsito


Retomemos nuestro parecer literario de las últimas obras que vamos leyendo allá donde podemos...

Hace ya algunas semanas que acabé (por fin) el cuarto tomo de la exitosa saga de Auel. En primer lugar, creo que el título esta equivocado. En mi humilde opinión, este libro debería haberse titulado "Las Llanuras del Tedio". Si de algo hace gala esta entrega, es de ser un tostón de cuidado. El ritmo de la narración es soporífero durante más de 500 páginas y Auel da al traste con algo que consiguió en los anteriores volúmenes y que para mí fue el gancho a esta fantástica saga: enseñar divirtiendo.

El libro narra el viaje de Ayla y Jondalar hasta la tierra de los Zelandonii y, verdaderamente, lo hace con todo detalle, lo que implica que el libro sea tan monótono que aburre. Uno deseaba una nueva de esas escena caramelo-eróticas de las que esta plagada la saga, para poder adelantar con una lectura en oblicuo algunas páginas. Para cuando Auel se da cuenta de que llevamos mas de 200 páginas dormidos, nos entrega una serie de subtramas infantiles, en exceso preparadas y tan poco creíbles,  que parece que nos quiera tomar el pelo. Evidentemente, SuperAyla sale de ellas sin despeinarse, quitando toda la fuerza a ese gran personaje que siempre estaba debatiendo entre lo correcto, lo incorrecto, la costumbre y la rebeldía.

No merece mucho más este tomo, sino pensar que ha sido un desliz de la autora, presionada por no sé que oscuras fuerzas editoriales. La saga goza de una gran estima por parte del público y su nueva entrega, "La Tierra de las Cuevas Pintadas", ha tenido una gran aceptación, como era previsible. De momento pienso dejar una considerable pausa si es que finalmente me decido a seguir con la historia.

viernes, 1 de abril de 2011

Un antes y un después: Roger Waters - The Wall

Fue el 27 de julio de 1994. Subíamos por la Plaza de España hacía el Estadi Olímpic para ver al grupo de música que más me ha impactado desde ese hermoso día en que mi primo Cali me puso en el tocata un álbum en el que dos tipos se daban la mano entre llamas. Y allí estaba yo, con los colegas, viendo a Pink Floyd en directo.

Ya ha llovido desde entonces. Las aguas de la rivalidad destrozaron Pink Floyd hace mucho tiempo y vivimos del recuerdo de su música sin ninguna expectativa al respecto, pero......

2011 - Roger Waters anuncia gira mundial del más esperado de los espectáculos musicales: The Wall!!!

Por primera vez en España (y seguramente única), se nos ofrecía la posibilidad de ver en directo la representación del mejor (en mi opinión) disco de Pink Floyd. No nos lo podíamos perder.

Así que manos a la obra: buscamos algún compi para no ir solos y zas! Aquí tenemos esta maravilla de entrada.



So.... so ya / thought ya / might like to go to the show....

Empieza el show con "In The Flesh?". Unos banderizos coronan la estructura de lo que será el muro. Roger Waters sale al escenario y en el tiempo que dura la canción, flipamos con el sonido, se nos pone la piel de gallina, nos ametrallan y finalmente nos estrellan un avión al lado. El inicio es de infarto.




"The Thin Ice" nos lleva hacía "Another Brick In The Wall Part 1" donde empezamos a ver como será el espectáculo visual que se reflejará en el muro a medida que se va construyendo.

Particularmente, me hubiera gustado escuchar "When The Tigers Broke Free", canción que Waters escribió para la peli de Alan Parker, pero no fue posible. Hubiera sido un detallazo.

"Goodbye Blue Sky" y "The Happiest Days Of Our Lives" nos preparan, in crescendo para el extasis total del estadio al completo cuando un grito despiadado nos indica que es la hora de ese himno histórico: "Another Brick In The Wall Part 2"




Temblando de emoción, nos relajamos un poco con "Mother", donde volvemos a las proyecciones. La gallina de piel, señores!

Van sucediendo las canciones, a la par que vemos como el muro crece, piedra a piedra hasta quedar completamente cerrado, separando músicos y públicos con el último aliento de Waters: "Goodbye Cruel World"



Aquí nos dan un respiro para poder ir al lavabo y a recargar de cerveza, que tantas emociones (y el bocataque nos hemos comido antes de entrar) dan mucha, pero que mucha sed.

Continuamos con una impecable interpretación de "Hey you", con el muro al frente y sin presencia de músicos. Volvemos a tener la piel de gallina. Brutal como se mantiene la voz del abuelito Waters.

Preguntándose si "Is There Anybody Out There?" y si por qué "Nobody Home", llegamos a otro punto estelar: "Vera" y "Bring The Boys Back Home" suenan de vicio (basicamente porque están grabadas, claro) y te llevan al éxtasis total con dos de los platos fuertes: "Comfortably Numb", donde los músicos derrochan virtuosismo a raudales desde la cima del muro y "Run Like Hell" donde la maquinaria audivisual llega a su climax.



Sigue el show con Roger vestido de cuero y liderando las huestes de la intolerancia con una fantástica "Waiting For The Worms" que suena espectacular en directo.



El tiempo se acaba y solo nos queda "The Trial", donde con la proyección de las escenas de la película, se juzga la locura del autoritarismo y la represión. Condenado el artista a derribar el muro al grito de "Tear down the Wall" llegamos al último acto: "Outside The Wall", que suena muy bien a los pies del derrotado muro y nos relaja de la tensión acumulada.




Y nada más, sólo nos queda decir, que, a mis 37 tacos, tuve la suerte de presenciar el mayor espectáculo sobre un escenario que nos podíamos imaginar.

domingo, 27 de marzo de 2011

Terry Pratchett: Tiempos interesantes


Bueno, hemos terminado la enésima novela de T.P! Tiempos interesantes.

Recreada en una "China" imaginaria, la nueva aventura de Rincewind derrocha inteligencia, diversión y esa mala leche de la que hace gala Mr. Pratchett, y que tanto me gusta.



Rincewind esta tan tranquilo en su isla desierta (en la que acaba tras sobrevivir al averno con Eric) cuando es requerido para una nueva aventura en tierras lejanas. A partir de aquí, por mucho que no lo intente, Rincewind acaba convertido en héroe. En esta entrega nos reencontramos con dos personajes míticos en la serie. El primero Cohen el Bárbaro, no tiene desperdicio, y esta vez, viene con sus colegas de partida a la cuatrola! Para desternillarse.

El segundo personaje, no lo descubro, pero para mí fue una gran (y grata) sorpresa, que disfrute con ganas.

Como siempre: imprescindible!!!!

miércoles, 16 de marzo de 2011

El retorno de los dragones

Estamos de enhorabuena! Gracias a mi amigo Miguel he redescubierto un género que siempre me ha apasionado y del que salvando al grandísimo Terry Prattchet, me había desvinculado por completo. La Fantasía Épica.

El culpable de mi afición a la lectura no fue otro que Sir J.R.R. Tolkien y su genial El Hobbit. Tendría 12 años cuando un profesor de catalán nos mandó como lectura de curso las fantástasticas aventuras de Bilbo y el Anillo. Ni que decir que devoré el libro en pocos días y, claro, acto seguido, seguí con El Señor de los Anillos, que quizás era demasiado pretencioso para mi poco formada mentalidad de aquellos años. No importó. Me agarré a la Tierra Media con todas mis fuerzas, y a partir de ahí descubrí los juegos de rol, El Silmarillion, etc...


De esos años recuerdo otra gran obra que me gustó mucho y de la que leí del tirón las dos primeras trilogías: Crónicas de la Dragonlance. Me fascinaron, aunque al seguir con alguno de los libros que rodeaban a la mítica obra, su mediocridad general me hizo desistir en poco tiempo.

A partir de ahí, crecí (aunque no mucho), y las obras de espíritu Tolkiano no llegaron a despertar en mí un interés suficiente como para engancharme. Volví a la realidad y los Dragones y Magos se fueron a tierras lejanas.

Todo eso cambió cuando compré por pura casualidad un libro de Terry Prattchet. Llegaba el verano, una portada cachonda llamó mi atención y el flechazo surgió al instante. El Mundodisco entro en mis venas como una droga dura y no he podido desintoxicarme desde entonces. Voy por la entrega veinte. Si bien Prattchet cultiva la Fantasía, se aleja de lo toda Fantasía Épica "tradicional", arropando en su peculiar sentido del humor, una tremenda crítica social.


Hasta que llegó ese día. Recuerdo las palabras de Miguel: "no hagas caso de la portada, vas a flipar. Esto es Fantasía adulta". Y sí, flipé en todos los colores del espectro cromático. Después de la primera página, no pude parar hasta completar todo lo publicado de la saga. Como muchos os podéis imaginar estamos hablando de la mítica Canción de Hielo y Fuego.


Qué decir que no se haya dicho ya de esta exitosa saga? Alejada del convencionalismo Tolkiano, el mundo de Canción de Hielo y Fuego nos introduce en una colosal trama de intriga, traición, épica, amor, lujuria... No falta nada! Con unos personajes muy cuidados, Martins huye de la tradicional confrontación entre el Bien y el Mal para adentrarse en un mundo de grises perpétuos, donde todo es bueno o malo según cómo se mire. La trama, más cercana a la novela histórica que la fantástica, te fascina desde el primer instante y la necesidad de saber que va a ocurrir con el siguiente personaje te absorbe de tal manera, que una vez que empiezas es imposible parar. Todo ello, aderezado con un mundo en el que la magia, olvidada desde hace siglos, vuelve a reclamar su lugar en Poniente. Hablaré más de esta gran producción a lo largo de este blog. Pero si de algo estamos seguros es que...

Los Dragones han vuelto!
Fuego y Sangre!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...